Nuestras Noticias

Distancia de seguridad: trucos para calcularla.

Distancia de seguridad: trucos para calcularla.

La distancia de seguridad es un dato no fijado por una cifra en la regulación vial, pero es clave para evitar la mayoría de las colisiones que se producen. Además, según estudios recientes el 21% de los españoles no la respeta. La normativa explica que la distancia de seguridad es aquella que permita detener el vehículo por completo en caso de emergencia y frenazo brusco sin colisionar con el vehículo precedente, teniendo en cuenta la velocidad, las condiciones de frenado y la adherencia instantánea. Es decir, no existe un dato concreto para saber si circulamos con la separación correcta. Sin embargo, hay consejos, datos y trucos que podemos utilizar para circular seguros en cuestión de espacio, siempre que las condiciones sean óptimas. Sumar distancias y tiempos La normativa señala que todo conductor debe guardar una distancia de seguridad que permita detener el vehículo por completo en caso de emergencia sin chocar con el vehículo que va delante. Para que ese espacio sea el correcto, hay que tener en cuenta que lascondiciones del tráfico cambian constantemente y que no sirven las mismas referencias si se conduce en seco, mojado, con alta densidad de tráfico…, por lo que esa distancia varía y la vista puede engañar por falta de visibilidad. Sin olvidar, por supuesto, ladegradación de los neumáticos, el sistema de frenos… En todo caso, la distancia de seguridad resulta de sumar otras dos distancias o factores: 1. La distancia-tiempo de reacción: lo que recorre un vehículo desde que el conductor detecta un obstáculo hasta que toma la decisión de frenar. En condiciones óptimas (ojo, también del conductor) suele ser de 0,75 a 1 segundo. 2. La distancia-tiempo de frenado: lo que recorre el coche desde que se pisa el pedal del freno hasta que el vehículo se detiene. Para que sea la menor posible, deberemos llevar el coche en buenas condiciones, lo que incluye neumáticos, sistema de frenos, la carga… Elmantenimiento del coche es básico. La suma de ambos factores determina la distancia frontal de seguridad, la más usual al conducir sin hacer maniobras. Ahora bien, ¿cómo tenerlos en cuenta sin pararnos a hacer una tesis doctoral? Conduciendo hay que tener claro si lo hacemos de forma correcta. Referencia segura En circunstancias normales puede valer el truco del ‘medio metro’: cuando circulemos detrás de un vehículo, multiplicaremos 0,5 por cada km/h al que vayamos. Esta sencilla operación dará unareferencia segura en metros. Por ejemplo, si rodamos a 100 km/h serían 50 los metros que aproximadamente debemos mantener. Sencillo y fiable. Este truco es más recomendable que otro cálculo más veterano:multiplicar el número de las decenas de nuestra velocidad por sí mismo. Es decir, yendo a 120 km/h multiplicamos por 12para obtener 144 metros de distancia. Como cabe apreciar, una operación más lenta para hacerla mentalmente, teniendo en cuenta el resto de factores a prestar atención mientras conducimos. Pero si lo suyo no son las matemáticas, valore la conocida como ‘Regla francesa de los 2 segundos’. En este y otros países existendiferentes cifras de espacio obligatorio o tiempo determinado en sus reglamentaciones, con importantes sanciones en caso de incumplimiento. La regla de los 2 segundos también puede servir, utilizando un elemento de la calzada como referencia. Es sencillo: cuando el vehículo que va delante pase por un objeto significativo (una señal, un árbol, una baliza…), contaremos «un segundo, dos segundos». Si llegamos al punto que nos hemos prefijado tras pronunciar esas cuatro palabras, vamos bien. Si no da tiempo es porque viajamos algo pegados. Como norma, en autopista viajaremos a3 segundos, dejando la ‘distancia’ de 2 segundos para circulación urbana. Una alternativa a los 3 segundos ‘hablados’ es decir en voz alta «1101, 1102 y 1103». Si llegamos a la señal/referencia tras este nuevo tiempo, vamos bien. ¿Quién no ha visto el ’morro’ de un coche ‘besando’ el maletero del nuestro? Para evitar sustos y fomentar un tráfico fluido, mejor dejar ‘que corra el aire’. Fuente: ABC